Los Colores

3-4 años

¡Hola! soy Lucas y voy a la clase de

Los Colores

Mi mamá decía que este año me iba a cambiar a un cole de mayores, pero entre papá y yo la convencimos para quedarme en Los Rosales. Aquí las cosas se hacen despacito, aprendemos a nuestro ritmo y utilizamos poco las mesas.

Entramos en clase cantando nuestra canción, ¡para empezar el día con energía!; luego nos sentamos y hacemos nuestra asamblea, siempre nombramos quienes hemos venido para ver si falta algún amigo, miramos por la ventana y vemos el tiempo que hace, si brilla el sol, si hay alguna nube o si está lloviendo. Y cantamos los días de la semana.

Me gusta mucho cuando me toca ser el ayudante de Geli, ¡porque me encargo de hacer muchas cosas!

En mi clase hacemos cosas de mayores, cortamos con tijeras de «verdad», hacemos puzzles de muchas piezas y pintamos como artistas famosos ¡Y también jugamos con la ballena de las matemáticas después de que, con la ayuda de Geli, hayamos descubierto muchas cosas nuevas!

Me encanta jugar con la cocinita, a papás y mamás, y con el banco de herramientas, pero mi favorita es la peluquería. Como ya tengo 3 años empiezo a jugar más con mis amigos.

¡Me encanta la hora del cuentacuentos! Geli nos lee unas historias preciosas que disfruto escuchándolas una y otra vez hasta que casi me las conozco enteritas. Después, me gusta mucho relajarme tumbadito en nuestro rincón de lectura y ver los cuentos muy de cerca con mis amigos.

Aunque Geli siempre nos recuerda que vayamos al baño, a veces se me escapa el pis porque estoy muy concentrado pintando o haciendo collares, pero no pasa nada, Geli me cambia con mucho cariño.

Me encanta cuando salimos al jardín y jugamos a las casitas, con las motos, al fútbol o al pilla pilla… ¡cada día inventamos juegos nuevos! En el jardín nos juntamos con niños de todas las clases y muchas veces también compartimos juegos con ellos. Me encanta correr y siempre encuentro y recojo muchas bellotas, y después, se las doy a Geli para que me las guarde ¡Ya tenemos un montón!

Cuando la campana suena y es hora de volver al aula, algunos días vamos a ver a los animales y a darles de comer. Los conejos son muy asustadizos y delicados, es muy difícil que se dejen coger, pero cuando lo consigues ¡sientes su corazón latir muy deprisa! Y… ¿a que no sabías que las gallinas ponen huevos calientes? Otros días vamos a la huerta y vemos las hojas de las plantas que algún día darán tomates, calabazas, fresas…

En la clase de los colores también jugamos con Los Emobichi, por eso ahora somos capaces de expresarnos mucho mejor. Bailamos las emociones y les ponemos nombre a la alegría, la tristeza, la rabia, el miedo, la calma… ¡Esta es mi favorita!

Antes de irnos a casa recogemos nuestra clase y nos aseamos un poco para que papá y mamá nos vean bien guapos cuando vienen a buscarnos. Mamá siempre me acerca al jardín y vacía allí mis zapatos, dice que, si no, voy a dejar vacío el arenero. ¡Qué graciosa!

Mi profe: Paula

Paula es mi profe de este año, con ella descubro muchísimas cosas nuevas. Es muy divertida y siempre estamos haciendo cosas diferentes, como cantar, bailar, contar objetos, hacer secuencias de colores, dibujar con pinceles gordos o finos.

Nos escucha y siempre intenta entendernos, porque dice que es muy importante que hablemos para saber qué nos pasa y poder buscar una solución.