¡Vamos a la Universidad!

¿Queréis saber más?

La Universidad de Salamanca cumple 800 años. Y unos artistas como nosotros no podían dejar pasar la oportunidad de plasmar en papel tanta belleza y sabiduría.

Es verdad que una de las cosas que más nos gusta de irnos de excursión es el viaje en autobús. Cantar y recorrer Salamanca desde esta altura es una auténtica aventura. Además nos portamos fenomenal, cada uno con su compañero sin soltarnos la mano.

La rana escondida

Por fin llegamos a la fachada de la Universidad, ¡es preciosa!, hay tantas cosas que ver. Mamás del cole nos explican muchas cositas interesantes. Lo más difícil es encontrar la rana…¿Dónde está? ¿Vosotros la habéis visto? Es pequeñita y parece que se esconde…

Mejor seguimos buscando después, porque podemos estar aquí toda la mañana. Y tenemos muchas cosas que hacer, ¡vamos a entrar en la Universidad!. Los techos son de madera y muy bonitos. Algunos incluso siguen series de colores: rojo, blanco verde…¡cómo se nota que es un cole muy de mayores! Tienen espejos para verlos sin tener que levantar la cabeza… aunque nosotros sí que somos bonitos 😉

Hablando bajito y caminando despacio entramos en un clase muy muy antigua, ¡son tan distintas de las de ahora!

Aunque también hay aulas preciosas…¡esta sí que la vamos a pintar!. Hay muchos cuadros, lámparas que cuelgan del techo, sillones rojos enormes y telas que cuelgan desde muy alto…

Hay un montón de cosas que nos llaman la atención, así que la inspiración está servida, lápiz, papel y ¡a disfrutar!

Artistas al aire libre

Y esto no es todo, salimos de la Universidad y continuamos nuestra excursión por las calles de la catedral. Y es debajo de los soportales de la Facultad de Filología donde encontramos el lugar perfecto para inspirarnos mirando la catedral.

Los altos árboles, los jardines de la Plaza Anaya, los pájaros volando, la majestuosidad de los muros de la catedral e incluso el tren turístico son protagonistas de nuestras pequeñas obras.

La verdad es que somos verdaderos artistas, aunque es fácil concentrarse al aire libre. Esta vez las ceras son las protagonistas con las que plasmar en el papel lo que más capta nuestra atención.

Ha sido un día muy intenso en el que hemos disfrutado de la compañía  de alumnas de la facultad de educación, que nos han ayudado y motivado. Y gracias a esas mamás que nos acompañan, la excursión, como siempre, ha sido un auténtico éxito de experiencias enriquecedoras que seguro tardaremos en olvidar.

¡GRACIAS!