Fin de Curso

Nos despedimos hasta el año que viene

Ya estamos poniendo el punto final de este curso. Han sido días muy ajetreados, intensos y llenos de emociones, que nos alegra haber compartido con todos vosotros.

Como todo lo que llega a su fin después de haber sido vivido con todos los sentidos y habiendo puesto el corazón, este curso se merece un estupendo y fantástico broche de oro.

El concierto

Como todos los años, todos los niños del cole dan un estupendo concierto para todas las familias. Han preparado sus canciones durante todo el año con su profe Dudu. Este año además, nos han sorprendido y encandilado con canciones en inglés.

Si es que cada año se superan y no dejan de sorprendernos.

Lo hacen fenomenal y aguantan el tipo estupendamente,  ¡hasta nos ha salido un espontáneo director del coro!

Es un día muy emotivo porque los niñ@s de la clase de Las Letras el año que viene irán a un cole de mayores. Así que aprovechamos el concierto para hacerles una despedida y una graduación como se merecen, ¡con birretes y todo!

Todos los años sabemos lo que es y lo que supone esta fiesta, pero todos los años nos emocionamos.

Cada curso, cada grupo, cada año tiene algo especial y diferente que los hace irrepetibles. Y el sentimiento de que los vamos a echar de menos es inevitable.

Pero con la satisfacción y el orgullo de que a lo largo de estos años en Los Rosales, se llevan una mochila cargada de herramientas, conocimientos, valores y experiencias, que sin duda les serán muy útiles en todo lo que tienen por vivir.

La Fiesta de Fin de Curso

Y por fin llega el gran día, preparados, listos…¡arriba el telón!

Como sabéis, este año La Universidad de Salamanca cumple 800 años. La ciudad está inundada de eventos, conciertos, espectáculos… y en Los Rosales no nos íbamos a quedar atrás en tan importante celebración.

Ensayos, nervios, bailes, cansancio… unas semanas antes el cole es bullicio continuo. Las clases, los pasillos y el jardín se llenan de un pupurri de músicas. Atrezzo, decorado, escenario, disfraces… Ideas que van y vienen, y que poco a poco van tomando forma.

Y llega el gran día y la magia se produce. El maravilloso trabajo que hacéis las familias con los disfraces hace que  todo encaje a la perfección.

Cada clase con su papel

La clase de  La Granja, este año son las ranitas de la Universidad, que vienen con su tarta a celebrar el cumpleaños de tan importante institución.

Quién mejor para dar vida a los tunos que la clase de La Ratita. Con las cintas de su capa, la pandereta, la guitarra y el clavel, tienen al público conquistado.

Los estudiantes extranjeros no podían faltar. La clase de El Bosque, con su salero y simpatía, ponen a bailar a todo el público. Seguro que no pudisteis evitar moveros al ritmo de sus músicas.

Los personajes ilustres, una pequeña representación de quienes hicieron grande esta institución. La clase de Los Colores, con su elegancia y sabiduría, acercaron en esta calurosa mañana de sábado al cole de Los Rosales la majestuosidad de estos personajes.

Tanta sabiduría y popularidad no podría ser posible sin los que con su manos construyeron la Universidad, sus aguadoras y el arquitecto Juan de Talavera, el artífice de la popular construcción de la fachada de la Universidad. La clase de Los Números dieron vida a estos personajes.¡Son unos auténticos artistas!

Finalmente, como muestra de las distintas dimensiones de la Universidad, no podíamos terminar sin los Doctores. La clase de Las Letras nos muestra las diferentes facultades. Ellos son los encargados de graduar a los estudiantes extranjeros mientras el “Gaudeamus Igitur” suena con fuerza.

Ha sido un espectáculo de música, talento y color, al que ponemos fin cantando y bailando, como si en el concierto de Joaquín Sabina estuviéramos. ¿Nos lo podíamos haber pasado mejor?

Especial mención se merece nuestro Maestro de Ceremonias, Unamuno. Si las familias hacéis magia con los disfraces, él lo hace dando forma y continuidad a todo el espectáculo. Gracias por darle sentido.

Y de esta manera ponemos el punto final a un curso fantástico.

Aunque con nuestros talleres de verano , ¡tenéis Rosales para rato!. Pensados para descansar y disfrutar de nuestro jardín y de nuestra granja, hasta que dentro de unos meses, con fuerzas y energías renovadas, empecemos con ganas el nuevo curso.

¡Gracias por todo y Feliz Verano!