¡Nos hemos ido de Excursión!

 Descubre cómo disfrutamos del otoño en nuestra primera excursión.

El martes hemos llegado todos al cole muy emocionados porque ¡nos vamos de excursión!

Aunque venimos muy abrigaditos con gorro, bufanda y guantes, hemos esperado a que salga un poquito más el sol para comenzar nuestra aventura de otoño por Las Dunas, porque por fin ha empezado a hacer el frío que tanto echábamos de menos.

Salimos del cole con nuestro compañero de la mano, así nos cuidamos mutuamente y vamos muy entretenidos hasta que lleguemos al bosque a ver las hojas del otoño. Ya de camino nos damos cuenta de los colores tan bonitos del otoño: verde, amarillo, marrón…y cómo el viento se va llevando las hojas de los árboles de hoja caduca… pero ¡fijaos! hay árboles que tienen todas las hojas, se agarran tan fuerte, tan fuerte, que no se caen, éstos son los árboles de hoja perenne.

También encontramos  hojas muy bonitas y diferentes en el suelo… ¿De dónde vendrán? miramos hacia arriba y ¡Oh maravilla!, hay un árbol precioso lleno de hojas amarillas, tan viejo, tan viejo que los dinosaurios comían sus hojas.

Vamos recogiendo hojas por el camino, las más bonitas y las más limpias, unos las metemos en una bolsa que lleva la profe y otros hemos hecho nuestra propia bolsa de otoño para guardarlas, ¡Hay tantas, que nos cuesta escoger!. Después en clase, recordaremos nuestra excursión con ellas, y veremos detenidamente todas las diferencias, las clasificaremos, las contaremos, las decoraremos…¡Hay tantas cosas que podemos hacer!

Hocico del Otoño

Seguimos nuestro camino hacia el bosque, y de repente oímos “¡guau, guau!” muy fuerte… es un perrito que está algo asustado. Pero rápidamente se hizo nuestro amigo y nos acompañó durante toda la excursión, decidimos llamarle Hocico del Otoño.
Y por fin llegamos a nuestro destino, hay muchísimas hojas de muchos colores y formas diferentes, y entre los árboles vemos el río Tormes, es un lugar precioso para hacer ¡Lluvia de hojas!, es muy muy divertido: abajo cogemos hojas…preparados, listos ¡ya!…¡arriba con ellas!!

Además tenemos que fijarnos bien en el suelo, pues hay algunos obstáculos que tapan las hojas y podemos tropezarnos, como las grandes raíces de los árboles, algún tronco cortado, ramas sueltas que se han caído…en este lugar todo es una gran aventura.

Con tantas emociones nos ha entrado hambre, buscamos un sitio donde disfrutar tranquilamente del almuerzo que nos ha preparado la Tata con mucho cariño. Nos sentamos haciendo un círculo enorme y aprovechamos para descansar un poquito.

Descubrimos la Gran Arboleda

Ya hemos repuesto fuerzas, así que continuamos nuestro camino en silencio escuchando atentamente cómo suenan las hojas bajo nuestros pies: “cric, crac, cric, crac”, y así entretenidos, escuchando los sonidos del otoño  nos encontramos con una gran arboleda, el lugar idóneo para jugar con los árboles a encontrar cuál es el más grande y cuál el más pequeño. Y después…¡cada uno a un árbol!…aunque alguno tenemos que compartirlo, la gran arboleda se nos ha quedado pequeña.

Ahora tenemos que encontrar a  nuestro compañero de excursión, es hora de volver al cole. Ha sido una mañana muy intensa, llena de emociones, aventuras y muchas cosas nuevas que hemos aprendido.

Y además de pasárnoslo pipa…

Las salidas al aire libre nos permiten poner en práctica y generalizar todas esas cosas que aprendemos en el cole. Como las que nos contó el Señor del Otoño: los cambios en nuestro entorno, la importancia de cuidarlo y respetarlo, los frutos y las canciones de esta época del año.

Fomentamos valores de ayuda y colaboración con sus iguales, planificación, secuencia de la propia acción, discriminación de comportamientos adecuados, autonomía y responsabilidad. Esa educación en valores, con el telón de fondo de las emociones, que es tan importante en nuestro cole, mientras aprovechamos todos los recursos que se cruzan en nuestra aventura para trabajar las inteligencias múltiples, de manera vivencial y significativa, como os contamos en la última edición de nuestra revista de El Papelero. Y si además nos lo pasamos genial y vivimos aventuras que recordaremos durante mucho tiempo, el éxito está asegurado.