El Señor Otoño

¡Ha venido a vernos!

Las hojas de los árboles están cambiando de color y poco a poco se van cayendo de los árboles. Cuando salimos al jardín nos tenemos que abrigar bien y nos ponemos botas para poder saltar en los charcos. En los árboles las hojas se ponen amarillas y en el jardín empieza a aparecer una alfombra de hojas.

Todas estas cosas nos avisan de que el otoño está llegando….y por fin…

 

¡Ya está aquí! ¡ya llegó! ¡el Señor Otoño nos visitó!

Llegó pisando fuerte, llamando a la puerta y al timbre. Muy alegre y con su cesta de productos de otoño entró por la puerta.

Todos emocionados, ¿Qué nos traerá?…hojas seguro, que ya se están cayendo de todos los árboles. Naranjas, mandarinas y membrillos. Frutos secos que nos encantan del otoño, castañas, avellanas, nueces y ¡una piña sin piñones!

Pero este año nosotros también tenemos cosas que enseñarle. Vamos a buscar a nuestras clases todas las cosasde otoño que hemos traído de casa.

 

Y al Sr. Otoño le ha encantado, aplaude, se ríe y se pone muy contento. Nos cuenta que tenemos que abrigarnos ahora que llega el frío. Y con el frío alimentarse bien es muy importante, las vitaminas de las verduras y las frutas son imprescindibles para no ponernos malitos.

¡Qué divertido!

Este año no ha llorado casi ningún niño, sólo algún bebé pequeñito. Los demás nos hemos reído mucho con el Sr. Otoño y hemos tenido la suerte de darle la mano… es suave y como de peluche, todavía le cuelgan algunas hojas y lleva arrastrando las raíces que tienen los árboles.

Tan contento está, que cuando le cantamos la canción del otoño se pone a bailar, ¡qué gracioso!.

¡Venga! ¡Todos a bailar!. Este año hemos recibido el otoño por todo lo alto, cantando, bailando y disfrutando de los charcos del jardín.

Así que Sr. Otoño, prometemos disfrutar mucho de su estación: Prometemos pisar los charcos, siempre con botas de agua y sin salpicar demasiado. Recoger las hojas del jardín, después de haber jugado con ellas y haber hecho una buena lluvia de hojas. Prometemos disfrutar de los arcoíris después de la lluvia, de los días grises con esa luz especial del otoño y de los colores únicos que nos regalas. Además, prometemos probar todos los alimentos ricos y deliciosos para mantenernos sanos y fuertes.

Así que Sr. Otoño, el año que viene aquí te esperamos, ¡porque nos encanta recibir tu visita!