Domingo de paellas con La Escuela Infantil Los Rosales

El sitio, el merendero del Cabaco, estupendo.

Aunque estuvimos expectantes de como estaría el día, pues amenazaban lluvias. El día resultó muy bonito, quizás echamos de menos algún rayo de Sol.

Pero sin duda alguna, lo mejor, la participación y colaboración de mamás, papás, abuelos y abuelas e  incluso bisabuelo, solo uno, pero el primero en ponerse a hacer leña para las fogatas.

La participación desinteresada empieza en la preparación de este evento, este año necesitábamos un carro para transportar toda la intendencia. Y en la feria del ocio, hablando con algunas mamás y papás  de este tema, rápidamente se pusieron en contacto unas y unos con otras y otros (que buenas son las redes para estas cosas) y a los 5 minutos teníamos carro, para llevar y traer, cargar, descargar, volver a cargar y de nuevo a descargar. Muchas gracias Mireia, Miguel y Juanjo portador del carro.

Al llegar al merendero ya nos esperaba la familia numerosa de “los Lobo”, que había reservado el merendero enterito para nosotros. Gracias por estar los primeros.

Después todo fue rodado, no faltaron manos para organizar las materias primas, arreglar las barbacoas, cortar pan, llenar los cubos con las bebidas y los hielos, en fin un gran trabajo en equipo.

Mientras unos se encargaban de preparar la panceta, otros fueron haciendo los equipos para el tradicional concurso de paellas, otros organizaron el papel continuo para elaborar el tablero del juego de la Oca. La decoración de las casillas corrió a cargo de los niños que dibujaron preciosas ocas, patos ,”muñecotes” …

A otros les fuimos poniendo la identificación de “catadores”, que son los encargados de probar absolutamente todo lo que se lleva a la excursión, también tienen la responsabilidad de premiar la mejor paella con el número 1 o el mejor postre.  Pero como en otras ocasiones tenemos que decir que estaba todo exquisito, desde la panceta, el pan, las ensaladas, las paellas, los postres, las meriendas… hasta el día, que no llovió y nos regaló unos rayitos de sol para el juego de la Oca.

Os dejamos unas fotos de este bonito día.

 

 

A todos muchísimas gracias y ¡hasta el año que viene!