Hola, soy Mael y voy a la clase de “El Bosque”

Cada mañana entramos en mi clase cantando nuestra canción. Luego nos sentamos todos juntos y Mamen nos enseña las fotos de todos los amigos y vemos si han venido o no. También hablamos del día que hace, si ha salido el sol, si llueve o hace frío y  miramos a ver si hemos acertado con la ropa que llevamos.

A mi no me gusta compartir mis cosas, bueno, como a los mayores; mi mamá no deja su bolso a sus amigas, por ejemplo, pero en el cole todo es de todos y estoy aprendiendo a que no puedo tener todo el rato el coche de bomberos rojo porque a Enrique  también le gusta; así que lo compartimos a ratitos y así no nos ponemos tristes. Esto me sirve para cuando vienen amigos a casa, me cuesta menos dejar alguno de mis juguetes.

En mi cole me dejan llevar a mi peluche favorito pero solo lo cogemos en la hora de la siesta porque si no los otros amigos pueden pensar que es del cole y también lo quieren.

A veces siento que nadie, nadie me comprende y me pongo muy nervioso, grito y pataleo. Cuando empiezo a tranquilizarme un poco al fin puedo escuchar a Mamen, me dice que no me preocupe, que “Ira” anda cerca y que igual que viene se va. Y es verdad, me encanta cuando jugamos a “los emobichis”, son muy divertidos y aprendemos un montón de cosas con ellos.

Y es que es muy importante entender lo que me pasa para poder explicar a mis papás, amigos, abuelos… si estoy triste o enfadado, contento o con amor, así ellos entienden mejor mis reacciones, me dejan expresarlas y pueden ayudarme a entenderlas.

Mamen nos recuerda que el que quiera ya puede hacer pipí en el orinal o en el baño. Yo a veces me siento y sale alguna gotita, creo que dentro de poco no necesitaré pañal, pero aún lo quiero porque me siento mejor con él. Cuando este preparado lo dejaré de usar.

Mi momento favorito es cuando salimos al jardín, almuerzo y corro por el circuito con los coches, juego con la arena, busco bichos…

Muchos días vamos a la granja a ver a nuestros amigos los patos, conejos y gallinas, los imitamos y nos reímos mucho. Y también tenemos una huerta muuuy grande, que regamos y cuidamos para poder disfrutar luego de recoger y saborear los alimentos que nos da.

¡Y es que me encanta mi cole porque aquí no hay prisas, me siento protegido y el aire huele a caracoles y lechuga fresca!