2ª Semana de julio en la Escuela Infantil “Los Rosales”. Huerta, granja y jardín.

Resumen de la semana 😉

 

Zafarrancho en la “casita” del jardín.

A los niños les encanta jugar con agua ya sea agua con arena,  con hojas, agua manzanas (caídas de nuestro manzano que está junto  la casa de juego)… , y no puede faltar jugar a fregotear, con  una esponja o estropajo y pastillas de jabón ¡menudo buen rato que se pasaron! mientras unos enjabonaban otros aclaraban y encima todos los “cacharritos” limpios.

 

 

Cocinamos

El viernes tormentoso apenas pudimos disfrutar del jardín. A pesar de que llovía de manera intermitente dejó todo embarrado. Aprovechamos un rato de la mañana para hacer una tarta de galletas.

Ingredientes:

  • Galletas
  • Mantequilla
  • Leche chocolateada
  • Crema pastelera
  • Cobertura de chocolate
  • Fresas y frambuesas de nuestra huerta

Aunque el aspecto final  no es muy bueno, de sabor  estaba deliciosa. Repetiremos y mejoraremos la receta.

       

 

¡Tenemos un pollito!

¡Vaya sorpresa!, todos los días cuando visitamos el gallinero vemos a la mamá gallina muy  bien sentada encima de los huevos. Pero… hoy andaba de un lado  a otro algo inquieta, y claro no es para menos, anda detrás de su hijito pollito que como todos los bebés necesita protección, cuidado y cariño, y todo esto se lo da su mamá.

 

Huerta

También hay sorpresas en la huerta. Todos los días cogemos un montón de frambuesas y fresas, parece que hay magia no se terminan…

Las plantas están creciendo mucho, como podéis ver si comparáis con el tamaño de los niños.

Ahora es temporada de calabacines, casi todos los días cogemos alguno.

Y la súper sandia que Fran cogío casi sólo, es la primera vez que tenemos sandias en la huerta, la vimos muy hermosa y por esto pensamos que ya estaba para comer. Sin embargo le faltaba unos cuantos días. Bueno para la próxima vez nos cercioraremos que esta madura.

Qué ganas tenemos de coger tomates y pimientos. Pero como con todas las cosas buenas, hay que tener paciencia y mientras tanto cuidar muy bien las plantas.